Buenos días!

Tras unas semanas de inactividad por puentes, viajes y ciberataques (me he visto afectado de manera indirecta….) vuelvo por aquí con un post sobre una vermutería de Santander, que llevo tiempo queriendo hacer. Para ello he ido recopilando fotos en mis últimas visitas al mítico Solórzano. (Peña Herbosa 17, Santander)

Un local de los de toda la vida, reformado recientemente, pero sin perder su identidad. La decoración marinera, así como fotos de personajes conocidos y sobre todo del equipo de la ciudad (toda la vida escuché: “En fútbol el Racing y el Solórzano en vermut”).

Y por supuesto no se puede dejar de mencionar la barra que te encuentras nada más entrar en esta vermutería (si la cantidad de gente que suele haber a la hora del aperitivo lo permite…). Una barra que respira aire retro, con los típicos azulejos de antaño.

Yo recuerdo que cuando empecé a ir a tomar el vermut al Solórzano, siempre pedía el vermut de solera. Un vermut fresquito sin más aliños que un poco de sifón. El vermut de toda la vida, vamos. La verdad es que está muy bueno, pero desde hace una temporada, se han puesto de moda los vermuts y con ello la cultura del vermut. Y en el Solórzano, tipos de vermuts, tienen unos pocos…

Y yo, como me gusta el sabor del vermut, pues he seguido un poco por este camino y me he dejado aconsejar por la experta del Solórzano….

Y estaban todos…. Buenísimos!! Pero claro, no esperaba menos, puesto que han recibido el premio al “Mejor Vermut Preparado de Cantabria” en la I Ruta del Vermut de Cantabria celebrado a finales del año pasado.

Premio que acredita que su “Fun Chilly Vermut” con dash angostura naranja, zumo de lima, jengibre, guindilla, cinzano 1757 bianco & rosso, fue el mejor de todos los participantes.

Pero claro, ir a tomar el aperitivo y sólo tomar vermut, nos deja con hambre y sería un poco incoherente. Bueno y posiblemente también un ligero, a la par que agradable, mareo… Jajaja.

En el Solórzano lo saben y por supuesto tienen una carta para que nuestro cuerpo pueda seguir manteniéndose en vertical!!

Como podéis ver tienen una buena cantidad de opciones para elegir.

Yo siempre que voy, me gusta pedir 2 cosas en especial: rabas de calamar y patatas bravas “bastardas”.

Las patatas bravas “bastardas”, qué decir de ellas… yo la verdad porque me gusta mucho el picante, y si tú eres de los que pierde la cabeza a la hora de echar picante en tus platos deberías hacer un viaje a Santander, solo para ir a comerlas!!

Eso sí… si eres de los que el picante les da pavor, es mejor que ni las huelas!!

Y respecto a las rabas de calamar, a mí me gustan mucho como las preparan, por eso siempre que llevo a alguien a Santander, suelo aconsejar ir al Solórzano a tomar unas rabas.

Son unas de mis rabas preferidas en Santander, y además está muy cerquita de mi casa!! Jajaja.

Sólo queda decidir si se le quiere echar un chorrito de limón o no… a mí me gustan de todos modos!!

Pero aparte de estas dos raciones, hay que tener en cuenta que tienen un montón de aperitivos, sólo hay que fijarse en la cantidad de conservas, que tienen a la vista (junto a los vermuts Jajaja).

Igualmente las ensaladas, los caracolillos (que ricos son los caracolillos….), los embutidos, los huevos con Jijas (para los foráneos: jijas=picadillo de chorizo) y demás aperitivos son dignos de probar! Y las croquetas!!

Pues lo dicho, si vais a pasar vuestras vacaciones por Cantabria y una de vuestras paradas es la ciudad más bonita del mundo, mundial (exacto, hablo de Santander), no dejéis de ir a tomar el aperitivo en Peña Herbosa, a la vermutería El Solórzano!

Un saludete!!