Buenos días!!

Pues aquí tenemos otra nueva colaboración de Pepa!! En esta ocasión ha tirado de galones, y ha hecho una receta un poco más complicada, puesto que la bechamel es casera, y eso… pues complica un poco más el plato, pero para los que no queréis pasar el reto de hacerla despacito y removiendo bien, os damos dos opciones para que la receta sea fácil: hacerla con la Thermomix (o robot similar), que es muy cómodo, pero como no todo el mundo tiene un robot de cocina, está la opción de comprarla hecha…. Esta última opción no es la mejor, puesto que ya sabemos que la comida que viene de fábrica hecha tiene muchas cosas que no debería de llevar (conservantes, colorantes, aditivos, sal….), pero es una opción que tenéis.

Ingredientes para 3 o 4 personas:

Para la bechamel:

Medio litro de leche entera caliente

30 gramos de mantequilla

30 gramos de harina

2 cucharadas de tomate frito

Un poquito de nuez moscada

Sal y pimienta

Para los puerros:

4 Puerros grandes partidos a la mitad (sólo la parte blanca)

Fiambre. En este caso, cabecero de lomo (le podéis poner jamón serrano, que le dará un toque diferente)

Harina

Huevos

Para las gambas al ajillo:

200 gramos de gambas congeladas

Un par de dientes de ajo

Aceite de oliva

Guindillas (se pueden o no incluir, al gusto)

Para terminar el plato:

Queso rallado al gusto

Lascas de mantequilla

Dificultad: Media

Tiempo de preparación: 45/60 minutos (si no hacemos la bechamel será menos tiempo)

Empezamos haciendo la bechamel:

En una cazuela, a fuego suave, se echa la mantequilla hasta que se funda. Una vez se haya fundido, se añade la harina mezclando bien todo (aconsejo usar varillas) y se deja rehogar un minuto. Mientras tanto se vierten 125 ml de leche poco a poco (usarla a temperatura caliente) mientras se sigue removiendo con la otra mano (sí, por eso los humanos tenemos dos manos, para hacer bechamel!!). Hay que conseguir que quede una crema, y lo más importante que no queden grumitos de harina (la lucha que hemos tenido de peques con el Cola-Cao, de mayores es con la bechamel). Cuando tenemos la crema homogénea se echa el resto de la leche, el tomate frito, se añade la sal, y un poco de nuez moscada bien rallada. Se cocina (sí, hay que seguir removiendo, es lo que toca…) a fuego suavecito durante unos 8/10 minutos (a contar desde que empiece a hervir).

“Así batía, así así, así batía….”

Gastroconsejo: Cuando hagáis una bechamel, si no la vais a usar en ese mismo momento, pasadla a un recipiente y como papel film la cubrís. Hay que taparla de tal modo, que el film quede pegado a la salsa, así no le saldrá esa costra que luego no mola nada!!

Vale, puerros es vuestro turno. Ponemos a cocer los puerros en una olla con agua y sal, durante unos 20 minutos. (También hay sitios donde venden los puerros cocidos, pero no vamos a ser tan vaguetes no¿? jajaja)

Una vez que están cocidos, los sacamos de la olla, escurrimos bien, y cuando estén más o menos fríos, los cortamos por la mitad y los rellenamos con el fiambre que hayamos escogido.

Solo queda rebozarlos, así que: se coge el puerro, se pasa por harina, se pasa por huevo y…. a la sartén a dorar!!

Harina, huevo, freír… harina, huevo, freír..

Hay que dejar el rebozado bien doradito y apetecible. Una vez fritos (quitamos el aceite sobrante con un papel absorbente), los ponemos en una bandeja apta para horno!!

Hora de las gambas! En una sartén caliente con el fuego tirando a bajo, echamos aceite y los ajos cortaditos en láminas finas hasta que empiecen a coger un poco de color (si os gusta el picante, a la par que el ajo se puede incluir un par de guindillas). En ese instante, vertemos las gambas (si son congeladas las habremos descongelado antes y escurrido bien, para que no salte el aceite) con un poco de sal y las hacemos durante unos 2 minutos removiendo para que se hagan bien.

Estas gambas, con un poquito de pan para mojar…. deliciosas!!

Cuando las tengamos listas, las añadimos a la bandeja en la que tenemos los puerros

Cubrimos todo con la bechamel que hemos preparado anteriormente (o el tetrabrik que hemos abierto…. jejeje)

Y para terminar, se le echa por encima un poco que de queso rallado (al gusto, pero un buen queso manchego queda muy bien) y unas lascas (o daditos) de mantequilla

Y para acabar…. Lo metemos al horno a gratinar durante unos 5 minutos, aunque lo vigilaremos para sacarlo cuando veamos que ya está bien gratinado. Y cuando el horno nos avise de que hemos terminado, con protección y mucho cuidado sacamos la bandeja y ya está listo!!

Espero que lo probéis, y para que el martes sea más levadero… UN CHISTE MALO (pido perdón de antemano):

-Paco, ¿qué has hecho para comer?

-Crujiente de bechamel con reducción de pollo al…

-Se te han vuelto a quemar las croquetas ¿no?

Un saludete!!